Biomagnetismo o Magnetoterapia?


Se conoce como biomagnetismo al magnetismo generado por los seres vivos, viene de los términos BIO y MAGNETISMO.
También se ha usado esta palabra para designar al estudio de los efectos e incidencia de estos campos magnéticos sobre la vida misma. Algunos ejemplos de fuentes de magnetismo son la diferencia de potencial a través de las membranas celulares, el flujo de corriente en los nervios y músculos.
El Biomagnetismo, como terapia alternativa, estudia los efectos producidos por estos campos magnéticos y su incidencia en cualquier disfunción del organismo, es así, que al modificar o bien reestablecer la polaridad de estos campos, el cuerpo recupera su buen funcionamiento. Esto se hace a través de la aplicación de elementos magnéticos externos, (imanes) los cuales con su magnetismo ya sea positivo o negativo, afectan el campo magnético propio de las células. Su aplicación se hace en varios puntos del cuerpo llamados Pares Biomagnéticos, los cuales trabajan sobre un diagnóstico predeterminado y su propósito básico es reestablecer el potencial de hidrógeno (PH) natural del cuerpo, mediante esto se eliminan virus, bacterias, hongos o parásitos, que son causa de la mayoría de las enfermedades graves. Para su efectividad se requiere de algunas sesiones que dependerá del tipo de diagnóstico que se tenga. Su aplicación solo puede ser por terapeutas entrenados en esta disciplina ya que es muy importante saber que polaridad aplicar, cuanto tiempo, que potencia y en que lugar del cuerpo.

Por otra parte, la Terapia Magnética o Magnetoterapia, que es una disciplina que también se ubica dentro de las medicina alternativas, básicamente proporciona tratamiento de lesiones y eliminación del dolor mediante la aplicación del campo magnético NEGATVO. A diferencia del Biomagnetismo, esta trata directamente sobre el área de dolor, esto se debe a que es el campo negativo es el que dilata, relaja, aumenta flujo sanguíneo periférico, ayuda a drenar el ácido láctico y por ende calma los dolores y desinflama. Esta terapia es autoaplicable por cualquier persona y se trata directamente sobre el área del dolor no teniendo necesidad de un estudio más acabado de la ubicación de los imanes, solo se pretende un alivio y no intenta sanar enfermedades, solo palear los síntomas, es como tomar un analgésico y un antiinflamatorio juntos, pero sin las desagradables molestias al sistema digestivo y sin ingerir drogas que pudieran tener efectos secundarios o incidencias en iteraciones.
La Magnetoterapia se ha expandido mucho y hoy en día se encuentran en el mercado una serie de elementos para uso personal y en el hogar, que han mejorado considerablemente la calidad de vida de muchas personas que hasta hoy no habían podido aliviarse con drogas o tratamientos de la medicina tradicional.

(No usar en personas que tengan marcapasos o estén embarazadas.)