Como se produce el Dolor?

El dolor es como un intruso que acecha a su alrededor y hacer la vida imposible e insoportable. Puede dominar totalmente sus pensamientos, sentimientos y estilo de vida.
Entonces, ¿qué es el dolor?
El Dr. Samuel West, reconocido internacionalmente Linfologista dice:
“Las proteinas atrapadas en la sangre son el denominador común presente en todo el dolor y enfermedad.”
Al parecer, este desplazamiento de las proteínas atrae líquidos (inflamación), causando dolor y priva a algunas de nuestras células de los nutrientes adecuados. Estas células “Rebeldes”, si no son removidas por el sistema linfático, empiezan a destruir las células sanas.
Sus muchos años de investigación han demostrado que incluso en una escala moderada, estas condiciones puede causar dolor, inflamación, infecciones virales, infecciones bacterianas, alergias, bajos niveles de energía, enfermedades cardíacas, obesidad, presión arterial alta, artritis y muchos otros males y enfermedades mortales, incluyendo cáncer.

Una buena circulación sanguínes es de vital importancia.
Entonces, que quiere decir el Dr. West? En pocas palabras, una circulación saludable puede ser parte del secreto del éxito.
Una sola gota de sangre contiene más de 5 millones de glóbulos rojos y transporta el 98% de nuestro oxígeno y los nutrientes vitales del cuerpo como el hierro, potasio, calcio y sodio. La sangre viaja a través de nuestras arterias a 65Kph y luego pasa a las venas y los capilares.
Compare esto con la vista desde la ventana de un avión, podrá ver que los vehículos viajan por las principales autopistas (las arterias), luego salen a los caminos (la arterias), donde finalmente la congestión termina en los suburbios (los capilares).
Los capilares son tan intrincados y finos, que puede tomar hasta 60 segundos para que la sangre vijae tan sólo 25mm. Por ende, las células tienen que viajar por un angosto ducto y cuando nuestros capilares se obstruyen con toxinas, residuos atrapados y proteínas, producen inflamación en las terminaciones nerviosas, las cuales son traducidas por nuestro organismo como “dolor”.
Esta circulación trabada o bloqueada, también priva a algunas de nuestras células de los nutrientes que estas necesitan. Al igual que un sistema de riego para las plantas, si algunas de las tuberías se obstruyen, las plantas a su alrededor no recibirán el agua ni los nutrientes que necesitan para sobrevibir, por lo cual se debilitarán y terminarán muriendo.
Lo mismo puede decirse de nuestros cuerpos, las células necesitan oxígeno y nutrientes para crecer y mantenerse saludables. Es por eso que la buena circulación sanguínea y la oxigenación, son los secretos para una buena salud.

Que papel juega el sistema linfático
Nuestro sistema linfático tiene mucho que ver con la circulación sanguínea, ya que es es encargado de “recoger la basura”, también cumple la importantísima función de recoectar el exceso de líquido y ponerlo nuevamente en circulación cuando se produce una inflamación.
Ya que nuestro sistema linfático no posee un elemento de bombeo própio, su funcionamiento es totalmente dependiente de nuestra circulación sanguínea. Si nuestra circulación es lenta, igualmente sera nustro sistema de limpieza del cuerpo, en cambio si se incrementa la circulación, más efciente sará nuestra capacidad de eliminar los residuos y toxinas de nuestro cuerpo, dicho en términos médicos, optimizará la eliminación de toxinas, radicales libres, productos de desecho y el exceso de líquidos o inflamación de los tejidos dañados.

Qué relación tiene esto con la ”Terapia con imanes”?
Simple, los estudios sobre la terapia magnética aplicada, determinan que el flujo sanguíneo periférico (capilares) puede ser incrementado con la presencia de campos magnéticos.
Según el Dr. Ulrich Warnke, podemos ver que ocurre cuando se estudia una imagen de termografía infrarroja, la cual utiliza diferentes colores para definir distintas temperaturas de la piel. En 1983 se llevó a cabo algunas pruebas en seres humanos y caballos, llegando a la conclusión de que los campos electromagnéticos aumentan el flujo de sangre al dilatar los vasos capilares, efectos que se notaron en tan solo 2 minutos con el termógrafo.
EL Dr. Warnke, cree que esta actividad bioeléctrica se produce a nivel celular, que los oligoelementos del hierro y del potasio son atraídos al campo magnético, causando así un leve efecto restrictivo en nuestro torrente sanguíneo. Por tanto, esto puede ayudar a estimular la circulación periférica y en consecuencia, el sistema linfático.
Una vez que los productos de desecho son eliminados, los glóbulos rojos -ricos en oxígeno- puede fluir libremente suministrando los nutrientes necesarios para reparar la zona dañada. Al mismo tiempo, los capilares puede volver a su tamaño normal y eliminar la presión ejercida sobre los nerviosadoloridos.

El Dr. HL Bansal, explica más a fondo en su “Resumen de la influencia beneficiosa de los imanes”:
1. Cuando se aplica el campo magnético de un imán sobre el cuerpo humano, las ondas magnéticas pasan a través de los tejidos e inducen corrientes secundarias. Cuando estas corrientes se topan con las ondas magnéticas, producen un impacto térmico sobre los electrones de las células del organismo. Este calor es un inductor muy eficaz para reducir el dolor y la inflamación en los músculos, articulaciones, etc.
2. La circulación de la hemoglobina en los vasos sanguíneos es incrementada, mientras que los depósitos de calcio y colesterol en la sangre disminuyen. Incluso los otros elementos no deseados, que se encuentran adheridos a la parte interna de los vasos sanguíneos, provocando presión arterial alta, se reducen. La sangre es limpiada y su circulación aumentada. La actividad del corazón se reduce en esfuerzo y se alivian los dolores.
3. Las funciones de los nervios autónomos se normalizan, los órganos internos recuperan el control y retornan a su correcto funcionamiento.
4. Promueve la secreción de hormonas resultando en un mayor brillo de la piel, se previene el envejeciniento y todos los males debido a la falta de secreción de hormonas son aliviados y/o sanados.
5. La circulación sanguínea y el sistema linfático son incrementados, por tanto, todos los nutrientes son transportados en forma más eficiente a cada célula del cuerpo. Esto ayuda a mejorar el metabolismo en general.
6. Las ondas magnéticas penetran la piel, los tejidos grasos y los huesos, vigorizando así a los órganos. El resultado es una mayor resistencia a las enfermedades.
7. El flujo magnético favorece la salud y promueve la energía mediante la eliminación de los trastornos y estimulando las funciones de los diversos sistemas del cuerpo, tales como el circulatorio, nervioso, respiratorio, digestivo y urinario.
8. La terapia magnética funciona reactivando y promoviendo el crecimiento de las células, el rejuvenecimiento de los tejidos del cuerpo, fortaleciendo los corpúsculos deteriorados e inactivos y aumentando su cantidad.
(Corpúsculos= células nerviosas especializadas, situadas en diferentes capas de la piel)
9. Los imanes producen efectos curativos excepcionales sobre ciertos padecimientos, como dolor de muelas, rigidez de hombros y otras articulaciones, dolor e hinchazón, espondilitis cervical, eczema, el asma, así como sobre el chilblains, lesiones y heridas.
10. La facultad de auto-curación del cuerpo (Homeostasis), es mejorada y reforzada, lo que asegura todos los beneficios mencionados anteriormente. Uno se siente en pleno vigor y puede caminar y trabajar, más y más, sin sentirse cansado.