Tipos de imanes utilizados en el campo de la salud


ALNICO (aluminio, níquel, cobalto, cobre, hierro y algunas veces titanio):
Son altamente resistentes a la corrosión. Son costosos debido al níquel y al cobalto. Oscilan entre grado 5 y 8. Pueden ser moldeados luego de fundir los materiales o reducidos a polvo y luego horneados. Se pueden presentar en forma rustica los que han sido fundidos y los otros pueden adquirir un aspecto brillante similar al del níquel. El magneto de álnico es fundido y luego puesto dentro de un molde. Una vez solidificado y enfriado, es sometido a campos magnéticos. Este tratamiento orienta el material para que adquiera el máximo campo magnético.

CERAMICOS:
Son más baratos, la desventaja es que se necesita una masa mayor para obtener potencias altas y son poco resistentes a la corrosión. Son elaborados a base de oxido de estroncio y algunos trazos de otros elementos. La mezcla original de carbonato de estroncio y óxido de hierro es sometida a un proceso de presión y luego horneado a temperaturas muy altas (este proceso es similar al tratamiento que reciben los objetos de cerámica y por esta razón se extendió la denominación a este tipo de magnetos). Dicha mezcla se inyecta en un molde. Si durante el proceso, la mezcla es sometida a un campo magnético que aumente su potencial, el producto final será un magneto "orientado". Si no fuese expuesta a campos magnéticos en el momento de la fabricación, los magnetos serán sin orientación El formato más corriente es chato como un panqueque

SAMARIO - COBALTO (Sm Co):
Tienen gran fuerza magnética en muy poca masa, son muy estables ante las altas temperaturas. Es muy difícil desmagnetizarlos y son resistentes a la corrosión. Tienen menor profundidad de campo que los magnetos de álnico. Los grados más comunes son el Sm 18 y el 24 .Son denominados magnetos de "tierras raras" porque los elementos samario y neodimio pertenecen al grupo de los lantánidos en la Tabla periódica de los elementos. Los magnetos de tierras raras son fabricados con elementos fundidos juntos y luego molidos hasta convertirlos en polvo, el cual es puesto a secar y se le da la forma adecuada. Luego, el material es sometido a campos magnéticos.

NEODIMIO - HIERRO - BORO (Nd Fe B):
Son los magnetos más duros, conservan gran magnetismo en una masa muy pequeña. Es difícil lograr desmagnetizarlos pero tienen baja resistencia a la corrosión. Son lo suficientemente fuertes como para magnetizar y desmagnetizar algunos imanes de Alnico y los magnetos flexibles. Los grados más comunes son el 30 y el 35.